Mejora la competitividad de las empresas y la productividad de las personas. Permite una relación directa entre el cliente y el fabricante, que facilita crear nuevos servicios que mejoran la experiencia del usuario.

¿Te ha ayudado?